Por fin y después de una larga espera y un equipo que no paraba de fallar, Mikel Kobak, dj y coleccionista euskaldún, conocido por muchos por ser uno de los principales buscadores de surcos raros por las cubetas peninsulares, además de haber tenido una residencia en Moog o trabajado un tiempo detrás del mostrador en la mítica Wah Wah de Riera Baixa, nos trae una de esas sesiones en las que tanto la selección de las canciones que suenan durante casi una hora, como la complejidad de muchas de las mezclas, son un buen ejemplo de lo que suponemos que debe ser un disc-jockey.

Eskerrik Asko Mikel